15 Sep La Estimulación Epidural ha significado un Paso de Gigante para un Paralítico Canadiense.

El campo médico lleva esperando durante décadas por un tratamiento que ayudará a pacientes con Lesión de la Médula Espinal a sobrellevar mejor los obstáculos de su día a día. La Estimulación Epidural, a pesar de ser una invención reciente, ha marcado un antes y un después para muchos y ha traído esperanza a todos aquellos que están en silla de ruedas.

Después de una breve cirugía durante la cual se inserta el aparato, hay una implantación de electrodos que estimulan un amplio abanico en la médula espinal. A esta técnica se la considera un punto de inflexión para muchos pacientes que sufren de Lesión de la Médula Espinal y ha tenido un impacto positivo en la vida de muchos desde que fue creado por vez primera.

El proceso implica la implantación de electrodos que están diseñados para estimular diferentes acciones en la médula espinal, y ha tenido un impacto enorme para aquellos pacientes que sufren de lesión de la médula espinal. El implante se combina con el uso de células madre mesenquimales y ha mejorado la vida de mucha gente. Una de estas vidas ha sido la de nuestro paciente Isaac Darrell.

“He oído que es una cirugía poco invasiva, no hay muchos riesgos ni complicaciones y estoy muy contento al respecto.”

La vida de Isaac cambió para siempre hace unos 4 años después de que se viera paralizado de la cintura para abajo debido a un accidente de buceo. Después de haber sido un atleta activo, el perder la movilidad de sus miembros inferiores fue un durísimo golpe para él, y aún así, Isaac decidió férreamente que no permitiría que su condición le trajera debajo de ninguna manera.

Isaac empezó a realizar una ardua búsqueda por procedimientos que le ayudarían a recuperar su calidad de vida. Haría todo aquello que estuviera en su mano para realizar un tratamiento que le ayudaría. Después de varias horas buscando online, encontró varias páginas web que hablaban sobre los beneficios de los tratamientos de células madre que se estaban realizando en Bangkok, Tailandia. Entonces decidió que esta sería la única opción que pudiera ayudarle a recuperar el uso de sus miembros inferiores.

Fue poco después de llegar a Tailandia que Isaac quedó impresionado de la alta calidad de las instalaciones, incluso cuando se los comparaba con hospitales en Canadá, su país de origen. Una vez conoció a los médicos y a todos los miembros del equipo, procedió a realizar la cirugía epidural. También recibió células madre que estimulan el proceso de regeneración en la parte dañada de su columna vertebral.

Después de la cirugía y de pasar un tiempo recuperándose, llegó finalmente el día de encender el estimulador. Para sorpresa suya, fue capaz de mover inmediatamente las piernas por vez primera desde su horrible accidente y fue capaz de ponerse de pie el sólo utilizando las barras paralelas.

A pesar de que Isaac nunca quiso ser muy optimista, tenía fe en que la terapia de estimulación epidural y él hubiera estado satisfecho de haber obtenido cualquier mejora mínima del tratamiento. Afortunadamente, los buenos resultados que obtuvo excedieron todas sus expectativas.

Con la ayuda, apoyo y amor de toda su familia, amigos y de todo el equipo médico, Isaac tiene confianza de continuar mejorando hasta recuperarse por completo.